Ir al Contenido

Histerectomía

La histerectomía es la extirpación quirúrgica del útero (matriz) o parte de éste. También puede involucrar la extirpación de los ovarios y las Trompas de Falopio. Después de someterse a esta operación las mujeres ya no presentan periodos menstruales y pierden la capacidad de embarazarse.

Tipo de histerectomía

Las causas o razones más comunes para realizar una histerectomía son:

  • Fibroides uterinos (miomas). Tumores no cancerosos –benignos- que crecen en el útero, los cuales pueden alcanzar un gran tamaño y ejercer presión sobre otros órganos, provocando sangrado abundante.
  • Endometriosis grave que no mejora con otros tratamientos
  • Prolapso uterino –deslizamiento del útero hacia la vagina-
  • Adenomiosis, periodos menstruales abundantes y dolorosos
  • Cáncer de útero, ovárico o del cérvix –cuello uterino-

¿Cómo se hace una histerectomía?

Actualmente existen diversas formas para realizar una histerectomía, algunas de ellas son:

  1. Abdominal. Se realiza una incisión quirúrgica en el abdomen. Generalmente se realiza cuando deben extirparse los ovarios y las trompas, cuando el útero está agrandado o cuando la enfermedad se ha propagado a la cavidad pélvica, como podría ocurrir en casos de endometriosis o cáncer.
  2. Vaginal. Se extrae el útero por medio de una incisión en la vagina. Este procedimiento se practica mayormente para los casos de prolapso uterino, y no se recomienda para los casos de útero agrandado. No hay cicatrices externas y la recuperación es más rápida que en los casos de una histerectomía abdominal.
  3. Laparoscópica. El útero se extirpa usando instrumentos que se insertan a través de pequeñas incisiones realizadas en el abdomen. Uno de estos instrumentos es el laparoscopio, un tubo delgado y flexible con una cámara diminuta, que permite al cirujano ver la anatomía del objetivo.

¿Qué médicos pueden realizar una histerectomía?

Los dos principales médicos capacitados para realizar una histerectomía son:

Ginecólogo. Médico que se especializa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y condiciones de la mujer. Además de poder realizar una histerectomía, este especialista es el indicado para realizar a la paciente los estudios y revisiones necesarias para determinar que la histerectomía es la mejor solución para resolver el problema de salud que presenta.

Cirujano general. Médico especializado en cirugías para tratar los problemas que afecten diversas partes y órganos del cuerpo.

De acuerdo con las causas por las que se prescriba una histerectomía es probable que el médico tratante consulte a diversos especialistas, quienes formarán parte del equipo de atención integral al paciente. Entre ellos están:

Urólogo. Médico cirujano especializado en diagnosticar y tratar las enfermedades relacionadas con la anatomía del riñón, el aparato reproductor masculino y el sistema urinario tanto en hombres como en mujeres.

Ginecólogo oncólogo. Médico que se especializa en el diagnóstico y tratamiento quirúrgico de los cánceres ginecológicos, es decir, aquellos que afectan los órganos reproductores de la mujer como cáncer de cuello uterino, ovario, útero, vagina y vulva.

Psicólogo. Médico especializado en tratar los problemas mentales y del estado de ánimo de una persona. En ocasiones, la paciente deberá consultar a este especialista debido al impacto psicológico que una histerectomía podría causar en su vida como mujer. La terapia con un psicólogo también se recomienda para que la paciente aprenda a manejar el estrés y los cambios de humor a los que podría enfrentarse.

Pruebas para hacer la histerectomía

Algunos de los exámenes más comunes para determinar y/o confirmar la necesidad de realizar una histerectomía son:

  • Biometría hemática. Esta prueba se realiza para detectar la presencia de anemia, la cual es común cuando se desarrollan miomas debido a los periodos menstruales abundantes.
  • Ultrasonido. Examina la presencia de anormalidades estructurales en el útero, cuello uterino, ovarios y estructuras circundantes.
  • Colonoscopía. Busca si hay crecimientos anormales, tumores, úlceras o estrechamiento del intestino grueso.
  • Pielograma intravenoso. Muestra imágenes del sistema urinario a través de las cuales se pude examinar si la vejiga, los uréteres y la uretra funcionan adecuadamente.
  • Papanicolaou. Examen importante para la detección de cambios en las células cervicales y vaginales relacionados con algunos tipos de infección o cáncer.

A partir de estas pruebas el médico tratante podrá determinar qué tipo de histerectomía es necesaria, es decir, si los ovarios o el cuello uterino deben ser removidos.

Además, será necesario realizar a la paciente una prueba de coagulación para asegurar que no corra el riesgo de sufrir un sangrado severo durante la cirugía.

 

Histerectomía y cáncer

Cuando la histerectomía se realiza por presencia de cáncer, el médico oncólogo deberá valorar la necesidad de aplicar otro tipo de tratamiento como:

  • Quimioterapia. Su función es destruir los temores y las células cancerosas. Pueden administrarse vía oral o intravenosa, y su duración y frecuencia dependerá del tipo y la extensión del cáncer. Muchas veces se combina con radioterapia.
  • Radioterapia. Su función es prevenir la recurrencia del cáncer y algunas veces es el tipo de terapia que se administra en caso de recaídas.
  • Epidural. Este tipo de tratamiento se elige para proporcionar confort a la paciente, aliviar el dolor y acelerar el tiempo de recuperación.