Ir al Contenido
que-es-una-encuesta

La gota es una de las formas más dolorosas de artritis y se caracteriza por la presencia de altos niveles de ácido úrico en sangre y la formación de cristales o depósitos de este compuesto en las articulaciones, lo que provoca inflamación y dolor articular intenso.

¿Qué es la gota?

En muchas personas, el primer ataque de gota ocurre en el dedo gordo del pie, aunque este tipo de artritis también puede afectar los tobillos, talones, rodillas, muñecas, codos y los dedos de la mano.

  • La gota es una de las formas de artritis más comunes en personas entre los 30 y 50 años de edad. Su aparición es rara antes de los 25 años y después de los 60
  • Su prevalencia va del 0.5 al 3% de la población mundial
  • La gota y sus complicaciones son más frecuentes en hombres

¿Cómo sé si tengo gota?

Los síntomas más comunes de gota son:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Calor
  • Rigidez en la articulación

¿Cómo da la gota?

Los episodios de gota pueden presentarse debido a que el cuerpo produce demasiado ácido úrico o porque los riñones no pueden eliminarlo de forma adecuada, sin embargo, la causa exacta de gota y el por qué el organismo sufre este desequilibrio se desconoce.


¿Cómo se desarrolla la gota?

Algunos factores de riesgo asociados al desarrollo de este tipo de artritis son:

  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas
  • Ingesta de mariscos, carnes rojas, bebidas y alimentos azucarados con alto contenido de fructosa
  • Obesidad, hipertensión o diabetes
  • Ciertos medicamentos como aspirina y diuréticos

¿Cómo curar la gota?

Aunque la gota es un padecimiento que debe ser tratado por un reumatólogo, generalmente quien detecta la enfermedad en el paciente es su médico de confianza o cabera, como:

Geriatra. Especialista en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del adulto mayor.

Ginecólogo. Médico que se especializa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mujer.

Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-, que no requieran tratamiento quirúrgico.

Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños y adolescentes como a personas de la tercera edad.

A partir del diagnóstico y durante el tratamiento de una persona con gota, es probable que el médico tratante consulte a diversos especialistas o refiera al paciente con ellos. Algunos de éstos son:

Cardiólogo. Médico especialista en la prevención, detección y tratamiento de las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos. Debido a que los pacientes que presentan gota tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades del corazón o infartos, el cardiólogo deberá realizar los estudios pertinentes para comprobar el estado de salud cardiovascular del paciente.

Nutriólogo. Profesional capacitado para elaborar planes de alimentación para diversos tipos de pacientes. Debido a que las personas con gota deben llevar una dieta estricta y baja en ácido úrico, la planeación y el monitoreo de su alimentación será crucial.

Ortopedista traumatólogo. Médico especializado en la preservación, rehabilitación y tratamiento de lesiones y enfermedades que afectan la forma y función del aparato locomotor, es decir, de la columna vertebral, los huesos, ligamentos, articulaciones, músculos, tendones y nervios. Aunque es poco común que lo cristales de ácido úrico formen nódulos que impidan la flexión de alguna articulación, en caso de ser necesario el ortopedista sería el encargado de tratar estos casos.

Reumatólogo. Médico internista especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato locomotor, constituido por el conjunto de huesos, músculos y articulaciones. Este especialista es el indicado para tratar la gota de una forma más agresiva y no únicamente con dieta y fármacos antiinflamatorios.

 

Todo lo que debes saber sobre la gota

Es muy probable que desde tu diagnóstico inicial y a lo largo de tu tratamiento surjan preguntas o inquietudes respecto al manejo o a la evolución de gota. ¡Aclara todas tus dudas con nuestra guía de preguntas! Éstas podrían ser útiles para que tú y tu doctor tomen decisiones informadas y acertadas respecto a tu enfermedad.

Sobre la enfermedad

  1. ¿Cuáles son las causas por las que una persona presenta niveles altos de ácido úrico y desarrolla gota?
  2. ¿Qué pruebas o estudios son necesarios para diagnosticar esta afección?
  3. ¿Cuánto tiempo dura un ataque agudo de gota?
  4. ¿Esta enfermedad puede afectar otros órganos?
  5. ¿La gota tiene cura?

Sobre el tratamiento

  1. ¿El tratamiento para la gota incluye medicamentos? ¿Éstos tienen efectos secundarios? ¿Se deberán tomar de por vida?
  2. ¿Cuánto tiempo se deben tomar los medicamentos antes de observar mejoría en los síntomas?
  3. ¿Si se suspende la toma de medicamentos la gota podría empeorar progresivamente?
  4. ¿Existe algún tratamiento para la gota que no incluya la toma de fármacos?

Sobre el estilo de vida y familia

  1. ¿La gota es una afección hereditaria?
  2. ¿Qué situaciones pueden agravar los síntomas?
  3. ¿Hay medicamentos contraindicados que puedan provocar un cuadro agudo de gota?
  4. ¿Qué alimentos y bebidas deben evitarse? ¿Se debe llevar una dieta especial?
  5. ¿Hay actividades cotidianas o ejercicios que deban suspenderse?

¿Cómo se diagnostica la gota?

Como punto de partida, el médico tratante realiza un examen físico del paciente y elabora un historial clínico a partir de sus antecedentes familiares y preguntas generales acerca de su estilo de vida.

Posteriormente solicitará al paciente la práctica de ciertos estudios para confirmar o descartar un caso de gota. Algunos de los estudios más comunes son:

  • Artrocentesis (aspirado del líquido de la articulación). Esta es una de las pruebas más confiables para diagnosticar gota, pues se encarga de detectar la presencia de cristales o depósitos de ácido úrico en el líquido articular.
  • Examen de sangre. Permite conocer los niveles de ácido úrico. El rango normal en mujeres es de 2.6 – 6.0 mg/dL, mientras que en hombres de 3.4 – 7.0 mg/dL
  • Radiografía de articulación. Su función es identificar nódulos de ácido úrico y descartar otros tipos de artritis.

Tratamientos más comunes para la gota

Como parte del tratamiento, además de realizar modificaciones importantes en la dieta, los pacientes deberán tomar cierto tipo de fármacos para controlar la aparición de nuevos cuadros de artritis y aliviar algunos síntomas.

Algunos de los medicamentos más utilizados para tratar la gota son:

  • Antiinflamatorios no esteroideos. Disminuyen la inflamación y el dolor.
  • Colchicina. Conocido como agente contra la gota, actúa deteniendo los procesos naturales que provocan inflamación y otros síntomas de gota.
  • Corticosteroides. Se encargan de disminuir la inflamación y el dolor. Utilizados para los casos en los que el paciente no puede ingerir antiinflamatorios ni colchicina.
  • Xantina. Evita la producción de ácido úrico y disminuye los niveles de éste en sangre.
  • Los pacientes con gota no deben ingerir aspirina ni sus derivados, ya que son altos en ácido úrico.