Ir al Contenido

Cistitis

La cistitis es una inflamación de la vejiga causada generalmente por bacterias que entran por la uretra y pasan a la vejiga, provocando una infección que puede llegar hasta los riñones y convertirse en un problema grave.A este padecimiento también se le conoce como infección del tracto urinario.

Tipos de cistitis

Cistitis aguda

Es una infección que aparece de repente y suele ser muy dolorosa. Es más común en mujeres y su principal causa es una bacteria intestinal (E. Coli).

Cistitis intersticial

También llamada síndrome de la vejiga dolorosa, es un tipo de cistitis no infecciosa que causa la inflamación crónica de la vejiga y puede formar cicatrices o ponerla rígida. Se desconoce la causa y puede ser difícil de diagnosticar y tratar

Cistitis quística

Se presenta cuando se forman una serie de quistes en la mucosa de la pared de la vejiga. Si no se trata, puede provocar un adenocarcinoma de la vejiga.

Cistitis hemorrágica

Se caracteriza por la presencia de sangre en la orina (hematuria). El cáncer de vejiga, algunas infecciones, y algunos tipos de tratamientos para el cáncer pueden incrementar el riesgo de desarrollarla.

Cistitis glandular

Es un cambio que se produce en el tejido que recubre la vejiga, por lo general es benigno, pero puede ser un síntoma de otro problema más serio.

Cistitis recurrente

Es aquella infección por bacterias que aparece más de dos veces en un periodo de seis meses.

Cistitis de luna de miel

Es causada por mantener relaciones sexuales frecuentes. Se presenta por lo general en mujeres, ya que durante el acto sexual es más fácil que las bacterias ingresen a la uretra por su ubicación.

Causas de la cistitis

La mayoría de los casos de cistitis bacteriana son causados por la Escherichia coli (E. coli), un tipo de bacteria que vive en los intestinos.

Al orinar, el cuerpo elimina estas bacterias o microorganismos, pero éstas pueden adherirse a la pared de la uretra o vejiga y multiplicarse rápidamente.

Factores que aumentan el riesgo de padecer cistitis

  • Diabetes
  • Próstata agrandada o uretra estrecha
  • Bloqueo de la vejiga o uretra (piedras o tumores)
  • Incontinencia intestinal
  • Edad avanzada
  • Retención de la orina
  • Inmovilidad prolongada (recuperación de una operación o fractura)
  • Embarazo (cambios hormonales)
  • Sistema inmunológico disminuido (VIH, cáncer)

 

Cistitis en mujeres

Las mujeres son más propensas que los hombres a contraer este tipo de infecciones porque su uretra es más corta y se encuentra más cerca del ano. También porque son más vulnerables después de tener relaciones sexuales y por el uso de métodos anticonceptivos como el diafragma. Otro factor que aumenta el riesgo en las mujeres es la menopausia.

En pocos casos, la cistitis aparece como reacción a ciertos medicamentos, a la radioterapia o a irritantes como sprays para la higiene femenina, geles espermicidas o por el uso prolongado de un catéter.

Cómo sé si tengo cistitis

Los principales síntomas de una infección o inflamación en la vejiga son:

  • Orina turbia o con olor fuerte
  • Sangre en la orina (hematuria)
  • Febrícula (fiebre ligera)
  • Molestias al orinar (dolor o ardor)
  • Presión en la espalda o en parte baja del abdomen
  • Malestar en la zona pélvica
  • Ganas de orinar con frecuencia, aunque ya hayas vaciado tu vejiga
  • Enuresis diurna (micción involuntaria) en niños pequeños

 

¿Cómo diagnosticar la cistitis?

Si presentas síntomas de una infección en las vías urinarias, tu médico puede indicarte un análisis de orina para detectar si hay presencia de glóbulos blancos, glóbulos rojos o bacterias y evaluar los niveles de químicos como las nitritos.

En caso de ser necesario, también puede solicitarte un urocultivo para identificar la bacteria que ocasiona la infección y poder recetarte el antibiótico adecuado.

¿Cómo se cura la cistitis?

El tratamiento habitual para la cistitis bacteriana son los antibióticos. Tu médico te indicará qué antibiótico tomar y por cuánto tiempo hacerlo para evitar que la infección llegue a los riñones. Además, para disminuir las molestias puede recetarte algún medicamento como clorhidrato de fenazopiridina.

  • Por otro lado, evitar tener relaciones sexuales, tomar mucha agua y usar ropa de algodón, también ayudará al tratamiento.
  • La cistitis puede resultar dolorosa y molesta, pero la mayoría de las veces desaparece sin complicaciones con el tratamiento adecuado.
  • El jugo de arándano y el ácido ascórbico pueden ayudar a reducir el riesgo de cistitis.

La cistitis intersticial generalmente aparece entre los 30 y 40 años y las mujeres tienen 10 veces más probabilidad de padecerla que los hombres.
Casi todas las mujeres padecen cistitis al menos una vez en la vida.
Alrededor de 1 de cada 5 mujeres que han tenido cistitis la vuelven a presentar.
¿Siempre tienes unas ganas urgentes de orinar y al hacerlo sientes mucha comezón? ¡Podrías tener cistitis! Evita complicaciones y consulta cuanto antes a un especialista.