Ir al Contenido

Braxan: ¿Qué es y para qué sirve?

Braxan: ¿Qué es y para qué sirve?

Braxan es un antiarrítmico indicado para prevenir las crisis de angina de pecho y para la prevención y supresión de la taquicardia auricular y supraventricular paroxísticas o permanentes.

Igualmente puede ser usado para tratar el síndrome de bradicardia-taquicardia.

¿Cómo actúa Braxan?

Braxan está compuesto con Amiodarona, el cual es un antiarrítmico derivado del benzofuránico yodado. Este fármaco ejerce un efecto vasodilatador y disminuye la resistencia periférica, así como la frecuencia de la contractilidad miocárdica. Lo anterior ayuda a restablecer el equilibrio en la oxigenación.

Braxan alarga la duración del potencial de acción y del periodo refractario de aurículas, ventrículos y nodo auriculoventricular y el sistema de conducción especializado, disminuyendo la frecuencia sinusal en 12 a 15%. Asimismo, frena la actividad simpática al nivel de los receptores alfa y beta.

Disminuye la frecuencia e intensidad de ataques anginosos y del consumo de nitroglicerina después de administrarse por vía oral durante tres o cuatro semanas.

¿Cuánto tiempo dura Braxan en el cuerpo?

La amiodarona ha demostrado ser absorbida de manera efectiva por la vía oral. Se distribuye por la piel, córnea, músculos, tejido adiposo y pulmonar. Una vez ingerido su absorción es lenta y su latencia es de 1 a 12 semanas. Su efecto se prolonga de 7 a 50 días.

Dosis de Braxan

La vía de administración de este medicamento es oral.

Dosis de estabilización: 200mg 3 veces al día. Se debe tomar con alimentos por un periodo de 2 semanas.

Dosis de mantenimiento: de 100 a 400mg al día, durante 5 días a la semana. Descansar los fines de semanas o tomar en días alternos.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Braxan?

Braxan puede ser hallado con suma facilidad en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país.

Su precio varía entre los 350 y 380 pesos mexicanos, dependiendo el lugar de adquisición.

Recuerda que puedes adquirir Braxan en Farmacias Prixz, Farmacias San Pablo, Farmacias Benavides, entre otras.

Braxan en embarazo y lactancia

La administración de Braxan durante la etapa de embarazo puede ocasionar alteraciones tiroidales en el feto o bradicardia en el recién nacido, por lo cual está completamente contraindicado.

Respecto a la lactancia, se ha encontrado la excreción del fármaco por medio de la leche materna, por lo que también se encuentra contraindicado su uso.

Braxan y alcohol

La ingesta de alcohol durante el tratamiento con Braxan  puede producir un aumento de los efectos secundarios, debido a que el alcohol tiende a aumentar el ritmo cardiaco y eso interfiere con la acción del fármaco. No está indicado.

Precauciones de Braxan

Cuando se inicia un tratamiento con este medicamento, se deben considerar la serie de restricciones y riesgos que conlleva. Pasar por alto estas precauciones de uso puede provocar reacciones peligrosas en el paciente.

No usar en caso de:

  • Hipersensibilidad al yodo o a la Amiodarona.
  • Bloqueo sinoauricular.
  • Radicardia sinusal.
  • Bloqueo A-V de cualquier grado.
  • Bloqueo trifascicular.
  • Antecedentes de síncope.
  • Antecedentes de colapso vascular.
  • Antecedentes de hipotensión arterial.

Precaución en caso de:

  • Tastarnos electrolíticos.
  • Insuficiencia hepática.
  • Trastornos respiratorios.
  • Trastornos oculares.
  • Ancianos.
  • Monitorización constante de funciones tiroideas.

Suspender en caso de:

Aparición del síndrome de Stevens-Johnson (SSJ), necrólisis epidérmica tóxica (NET).

Efectos secundarios de Braxan

Como cualquier otro medicamento,  Braxan puede ocasionar, en algunos pacientes, una serie de reacciones adversas. Si alguno de estos síntomas se presenta de manera constante o grave, será necesario que acudas a tu médico.

  • Debilidad.
  • Temblor.
  • Depresión.
  • Insomnio.
  • Dolor de cabeza.
  • Nerviosismo.
  • Alucinaciones.
  • Pesadillas.
  • Sensación de vértigo.
  • Náusea.
  • Vómito.
  • Dolor epigástrico.
  • Estreñimiento.
  • Fotosensibilidad.
  • Pigmentación cutánea y corneal.
  • Disfunción tiroidea.
  • Alteraciones hepáticas.